ARP@TIC El blog de TIC de ARPA Abogados Consultores

La Web de Nuevas Tecnologías

de ARPA Abogados Consultores

¿Qué es eso?

Tuesday, 08 March 2016 08:30 Escrito por 

Con esta primera entrada empezamos lo que esperamos sea una serie de varios posts centrados en analizar y diseccionar algunas prácticas de etiquetado y publicidad que comúnmente se dan en el mercado y que entendemos resultan de interés tanto a la industria como al consumidor. 

Concretamente este primer post, inspirado en parte por el juego infantil “¿Qué es eso? ¿Eso es queso?”, viene a analizar la importancia de incluir en el etiquetado la denominación de los alimentos. De primeras, podría parecer una cuestión carente de importancia en la medida en que si la leche es leche, el pan es pan y el agua es agua no necesitamos que en el etiquetado resalte lo evidente ¿o sí…?.

Si revisamos alguna de las normativas vigentes en materia alimentaria veremos que los alimentos de una misma categoría pueden ser denominados de forma muy diversa dependiendo de si cumplen o no una serie de características. Esta es la razón por la que en ocasiones los operadores no hacen referencia a la denominación con la que comúnmente los consumidores identificamos el producto.

Un claro ejemplo de esto sería el yogur, si nos fijamos bien en los envases de estos productos veremos que en muchos de ellos no se hace referencia alguna al término “yogur o yoghourt” ya que el producto que se comercializa no cumple con los requisitos que impone la norma de calidad del yogur para poder emplear dicha denominación. Al no cumplir los requisitos, el producto comercializado debe incluir otra denominación que generalmente es “leche fermentada”.

Otro ejemplo de denominaciones lo encontramos en el artículo periodístico que publicó el diario “El Confidencial” haciéndose eco de la campaña comenzada por la OCU en las redes sociales bajo el 'hashtag' #etiquetastrampa. Concretamente nos referimos al siguiente producto cuya denominación legal, según reza el artículo, sería “producto lácteo con grasas vegetales”. 

Como se aprecia en la imagen el operador omite cualquier referencia a “Queso” e indica únicamente que la marca del producto es “Hacendado Rallado” especificando en la parte posterior que se trata de un “producto lácteo con grasas vegetales”. 

¿Es esta práctica un supuesto de publicidad engañosa o por el contrario se trata de una práctica perfectamente lícita?

Tal y como hemos visto el hecho de que un operador se decante por una denominación u otra responde a si el producto que se comercializa cumple o no cumple las exigencias establecidas en las distintas reglamentaciones técnico-sanitarias que regulan cada tipo de alimento.  

Sin embargo no podemos perder de vista el juego que mencionábamos al principio, “¿Qué es eso? ¿Eso es queso?”, ya que entonces nos podríamos encontrar con un supuesto de publicidad engañosa en la medida en que la presentación del producto, con independencia de la aclaración que aporta la denominación, es susceptible de inducir a error al consumidor medio normalmente informado que cuando adquiere el producto cree que compra una cosa cuando en realidad adquiere otra.